La grande guerra de Monicelli

Nº 13, La Gran Guerra: La grande guerra de Monicelli

Se iba vaciando la sala en la que, entre bastidores, habían estado esperando su momento de escenario los protagonistas de la noche de inauguración mientras en el Kursaal fluía el espectáculo. Sentado con toda calma, al margen de la excitación del ambiente, un anciano de aspecto pulcro, enjuto y erguido seguía en su sitio aguardando que le llegara el turno. Se le veía solo, parecía algo desvalido, y tuve ganas de sentarme a su lado y darle la mano. No lo hice, quizás una pena. Cuando por fin vinieron a por él y vi en la pantalla que lo anunciaban en escena supe que ese hombre, al que yo no había reconocido, era el gran Mario Monicelli.

Estaba en San Sebastián con motivo de la retrospectiva dedicada a su cine, ese año 2008. Lo volví a ver por allí esos días, siempre solo, aislado en su sordera, supe luego. Mucho me conmovió dos escasos años más tarde saber que se había suicidado, dejándose caer desde un quinto piso por la ventana de la habitación de un hospital, a sus noventa y cinco años. Ahora que me propongo escribir unas líneas sobre la primera guerra mundial y su reflejo en el cine, me gusta dedicarle este pequeño homenaje recordando su peliculón de 1959, La Grande Guerra.

Para leer el artículo completo, pulsa aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s