Eloy de la Iglesia. El cineasta en su galaxia

Abril-Mayo de 2013

Entre lo que se alucina, lo que se quiere ver, lo que se ve realmente y lo que no se ve, el juego es ininito: es ahí donde tocamos la parte más íntima del cine (Serge Daney) Mucho antes de conocer a Eloy seguía yo de cerca, por amigos comunes, el turbulento recorrido desde su nacimiento vasco bajo Franco, pasando por la militancia clandestina en el Partido Comunista, a la marginación, el desarraigo, el lumpen y el oscuro túnel del caballo en el que muchos de los suyos se habían quedado, y del que él –gracias a su pavor a las agujas– había salido vivito y coleando; todo ello preñado de cine, porque simultáneamente en ese tiempo –hasta “La estanquera de Vallecas”– había traído al mundo un buen número de películas que rompiendo reglas a diestro y siniestro retrataban con notas tan disonantes como certeras la idiosincrasia de aquel país que llevaba cuarenta años aguantando, a la espera de que muriera de viejo el dictador asesino y llegara la transición… Eloy se convirtió en director de culto a la vez que en cineasta maldito –un malditismo que él guardaba junto al orgullo agrio con que hacía bandera de su homosexualidad.

Para leer el artículo completo, pulsa aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s